El fracaso del decreto de la discordia

Los profesionales de los Métodos Naturales de Salud “(Medicina Alternativa)” celebramos que el TSJC derogue en su totalidad el Decreto de Terapias Naturales de la Generalitat
El pasado jueves 11 de junio el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya derogó en su totalidad el Decreto de Terapias Naturales de la Generalitat.

No cabe más que celebrar la noticia pues desde siempre hemos defendido que el citado decreto era medicalizado, no defendía nuestros intereses, al revés, nos dejaba peor de lo que estábamos, pero sobre todo, contenía un montón de inconstitucionalidades e intrusismos con el colectivo sanitario, como así lo manifiesta el decreto, lo que demuestra un absoluto desconocimiento legal de la situación del colectivo naturopático, con todos los derechos socio-económicos que ya tenemos y que por desconocimiento querían volver a regular con una actitud incompetente e ignorante evidente e incomprensible. Cuesta entender que los servicios jurídicos de la Generalitat no evitasen de entrada este ridículo hecho ante toda España, además de la evidente falta de comunicación entre PSC y PSOE, pues el Ministerio Central fue el primero que impugnó el decreto una vez publicado.

Sin embargo, las informaciones aparecidas en los medios de comunicación vuelven a manipular la situación, pues sólo se informa de ello desde el punto de vista de los colegios sanitarios y no se nombra en absoluto el rechazo de más de 5.000 firmas del sector naturopático que nos opusimos a su publicación en los términos en que se hizo y que nuevamente somos ignorados y difamados, pues la respuesta del representante del colegio médico en declaraciones a RAC1 y otros medios de comunicación hablaba de que es "un bien para la seguridad del ciudadano".

Seguiremos luchando por nuestros derechos y agradecemos a la Sr. Marina Geli y a sus brillantes colaboradores de la Conselleria y del Institut d'Estudis de la Salut el flaco favor que ha hecho al sector, confundiendo al público, creando una alarma social innecesaria, indemostrable e inaceptable, potenciando a los sectores establecidos en la crítica continua de nuestra profesión y no consiguiendo más que frenar un sector profesional en desarrollo en las épocas que vivimos, creándole desprestigio y desestabilización.

Si este era el favor que la Consellera Marina Geli quería hacernos a los naturópatas, mejor haberse quedado en casa, cosa que desde este momento pedimos que haga, al margen de posibles acciones legales que el nuevo escenario pueda ofrecernos, en forma de dimisión.

Fuente: